lunes, 23 de septiembre de 2013

Cómo romper un silencio incómodo durante una conversación

Seguro que en más de una ocasión, hablando con un amigo, conocido, o alguien que nos gusta, se ha producido un SILENCIO. “¡¡Oh no!! ¿Y ahora qué digo?”




Los silencios durante las conversaciones a veces nos pueden resultar incómodos y algo desagradables. Cuánto más deseamos que terminen, más nos bloqueamos, menos sabemos qué decir, y por tanto ¡más dura el silencio! 
Antes de nada, es importante recordar que los silencios ocurren en todas las conversaciones y a todas las personas, así que no pensemos que somos los únicos a los que nos pasa. Para conllevar los silencios, tenemos que aprender a percibirlos como algo natural y sin importancia.
Tenemos que tener claro que los silencios no significan que seamos aburridos, o que la otra persona no quiere hablar con nosotros. Los silencios forman parte también de la conversación y por eso son igual de necesarios que las palabras.

¿Por qué se producen los silencios? ¿Para qué sirven? Los silencios pueden producirse porque:

1- Se ha terminado de hablar de un tema, y por tanto hay que buscar otro diferente para la conversación.

2- Se está hablando de algo interesante o curioso, y se requiere un tiempo para pensar. En estos casos es típico que las personas muevan los ojos, o que emitan sonidos como “hmm…, ya…, claro…”

3- Las dos personas están tan preocupadas por agradar al otro, que se quedan sin nada que decir. Esto genera un círculo vicioso, ya que atribuyen el silencio a que están aburriendo a la otra persona. Por temor a seguir aburriéndola, prefieren no decir nada...¡ haciendo el silencio más largo!

4- Existe la posibilidad que la otra persona no quiera continuar con la conversación. Cuando esto ocurre, el silencio va acompañado de señales no verbales que nos avisan. En este vídeo os hablo un poco más sobre este tema.
Sin embargo, esta posibilidad es muy poco frecuente si la otra persona es un amigo, un conocido que nos llamó para quedar, o alguien al que gustamos y tiene interés en conocernos.



A continuación te doy algunos consejos para romper el silencio durante las conversaciones. ¡Toma nota!:

1- Retoma un tema de una conversación que tuvísteis otro día

Por cierto, la última vez que nos vimos me dijiste que ibas a presentarte a un concurso de Literatura, ¿lo hiciste?”

2- Utiliza una información que te dio tu interlocutor anteriormente para continuar con la conversación: 

“Antes me has dicho que venías de compras. ¿Qué te has comprado?”

3- Habla sobre un tema que os interese a ambos, y que a la vez no sea demasiado íntimo: 

“Te has enterado de que están investigando la existencia de vida en las Lunas de Júpiter?”

4- Comparte tus sentimientos sobre los silencios: 

“Ay que ver chica, llevo un mes sin verte y ahora no sé qué decirte! Con las ganas que tenía de verte!“


Como ves, los silencios son algo natural, e incluso a veces pueden resultarnos divertidos y cómicos. Sólo tenemos que aceptarlos sin dramatizar ni pensar que somos aburridos.
Si te agobian los silencios, comienza a poner en práctica estos sencillos consejos. Si aprendes a romper un silencio incómodo, ¡al final te sentirás de lo más cómodo! ;)



sábado, 23 de marzo de 2013

Fracasar con éxito


Los libros de autoayuda están en auge, y eso está bien. Aunque yo soy bastante selectiva a la hora de escoger un libro de este tipo. En primer lugar no me dejo llevar por el número de ventas, porque esto no necesariamente significa que sea un buen libro. Tampoco me gustan los libros que necesitan prometer mucho en sus títulos o prólogos para atraer al público. Por ejemplo: “Con este libro te despedirás de todos tus miedos y podrás conseguir tus objetivos”, o “Por fin podrás ser feliz”.  
Cuando escojo un libro de autoayuda busco la sencillez, y sobre todo la originalidad y profesionalidad. Hace unas semanas entré a una librería vieja, y me fijé en la cantidad de libros que tienen la palabra “éxito” en su título. “Cómo lograr el éxito”, “Claves para conseguir el éxito en tu trabajo”, “El secreto del éxito en las relaciones”, etc



Me quedé pensando un rato, y llegué a la conclusión de que el éxito esta sobrevalorado. ¿Qué es tener éxito? ¿Cómo es una persona exitosa?

Ya desde pequeños, nos sentimos con la necesidad de ganar: ganar al parchís con nuestra abuela, ganar al fútbol con nuestros amigos en el patio del cole, o ganar a las carreras de cochecitos con nuestro hermano pequeño, que usamos precisamente para sentirnos exitosos porque él es demasiado pequeño para ganar.

A menudo en nuestra sociedad, nos muestran que el éxito es el mejor camino para ser feliz, y por eso, tanto en los libros como en la vida diaria, nos enseñan a ser un buen esposo, o el padre ejemplar, el mejor amante, un trabajador competente, etc. Hasta aquí estoy de acuerdo, porque creo que deben existir estos libros para guiarnos y motivarnos, pero…¿qué pasa con el fracaso?¿Acaso nos enseñan a fracasar? ¿Es el fracaso importante?



En mi opinión, no sólo es importante, sino que una de las claves del éxito, es precisamente aprender a fracasar, aprender a perder, a equivocarse, a meter la pata. ¿Y cómo se aprende a cometer errores? Estaréis pensando: “Obvio, ¡equivocándonos!”. Efectivamente, y voy añadir algo más: “equivocándonos con éxito”. Esto quiere decir, que cuando cometamos un error, no se nos tiene por que caer el mundo encima, ni patalear como el niño que pierde con sus amigos a la pelota. La mejor forma de fracasar es aceptándolo con naturalidad, y seguir intentando  nuestros objetivos, o redirigirlos hacia otros más realistas. 




Cuando los errores los percibimos de una forma natural y como parte de la vida, entonces se convierten en éxito, porque perdemos el miedo a fracasar y nos volvemos más valientes y libres emocionalmente. Nos concentramos más y mejor en nuestros objetivos porque no nos da miedo perder.
En cambio, si en nuestra mente la única opción posible es el éxito, es muy posible que vivamos con miedo, o frustrados por no conseguir todo lo que queremos, porque, ¿a quién no le han dado calabazas alguna vez el chico o la chica que nos gustaba? o ¿quién no ha suspendido un examen a pesar de haber estudiado? o ¿quién no ha conseguido un trabajo a pesar de haber salido contento de una entrevista?

Creo que está bien recordar que no existe ningún libro mágico que nos enseñe a conseguir nuestros objetivos y a tener éxito, aunque sí nos ayuda a guiar y orientar nuestra actitud hacia lo que queremos conseguir.  Y si no lo conseguimos, siempre podemos fracasar con éxito, ¿no?

Como dijeron los Rolling Stone,Tú no siempre puedes conseguir lo que quieres, y es un alivio saberlo. ¿Qué pensáis vosotros?




martes, 30 de octubre de 2012

6 pasos para ligar con éxito

¡Hola paraísos!

Esta semana en Hitsbook os enseño las claves para ligar con talento. Pincha en el enlace de abajo para leer el artículo ;)

 

viernes, 7 de septiembre de 2012

Decisiones y Despedidas

En este artículo quería enseñaros a decir adiós, pero luego me di cuenta de que no sabía ;)


Pincha en el enlace de abajo para leer el artículo

lunes, 13 de agosto de 2012

Cómo aplastar la rutina en una relación de pareja

Esta semana en Hitsbook, os abro la Caja de los Deseos, una técnica para recuperar la magia del primer día con vuestra pareja. ¡No te lo pierdas! ;)


Pincha en el enlace de abajo para leer el artículo

lunes, 6 de agosto de 2012

Meditación "Caminando en la Luna"

Hoy os traigo una sesión de relajación guiada ambientada en la Luna. Para que no os olvidéis de ver las estrellas! ;)

viernes, 20 de julio de 2012

Los 5 secretos para criticar... ¡y ser escuchado!

Pedir cambios de comportamiento en los otros no siempre es fácil. Por eso, esta semana en Hitsbook, os enseño a hacer críticas constructivas de forma apropiada. No te lo pierdas!


Pincha en el enlace de abajo para leer el artículo:

sábado, 14 de julio de 2012

La hora de preocuparse

A veces, nuestros pensamientos nos juegan una mala pasada. Incontrolables y caprichosos, nos pinchan y empujan hacia el caos. Y como si de una vengativa y apasionada ola se tratase, aparecen para bañarnos de temor, preocupación y ansiedad. Son como una especie de barniz del miedo que cubre nuestra piel de indefensión y vulnerabilidad. Como consecuencia, surge en nuestras entrañas un remolino de emociones y sensaciones que nos desbordan durante un tiempo que parece eterno.




Si te suele ocurrir esto, te propongo realizar un experimento contigo mismo. Piensa en un periodo de tiempo de 15 minutos al día, durante el cual podrás pensar y preocuparte voluntariamente. Por ejemplo, todos los días, de 21 a 21:15, podrás dejar a tu mente que se preocupe.
Si te vienen pensamientos y preocupaciones a una hora diferente, entonces dite a ti mismo que luego te harás cargo de ellos, a la hora fijada para preocuparte, y continúa realizando lo que estabas haciendo, sin esforzarte en luchar con estos pensamientos. Cuando llegue esa hora, podrás dejar a tu mente preocuparse durante 15 minutos (pero no más). ¿Qué crees que pasará?

El objetivo del ejercicio no es huir de los pensamientos o sensaciones, sino de ser consciente de que los pensamientos no son tan incontrolables y caóticos como los sentimos. Escoger un momento de preocupación durante el día, nos proporciona control y seguridad, a la vez que nos permite centrarnos en el presente para realizar nuestras tareas y actividades.    
Realiza este ejercicio durante una semana, y luego date cuenta si has conseguido alcanzar un mayor dominio sobre tus pensamientos. ¿Han aumentado o han disminuido? Y recuerda que las olas cuando suben, también bajan.

viernes, 13 de julio de 2012

Cómo dormir plácidamente sin que te despierten tus pensamientos

Esta semana en Hitsbook, os enseño tres sencillos pasos para manejar el insomnio. Si eres de los que se llevan las preocupaciones a la cama, ¡empieza a practicarlos!



Pincha en el enlace de abajo para leer el artículo:

Cómo dormir plácidamente sin que te despierten los pensamientos

jueves, 5 de julio de 2012

Haz un paréntesis

¿Qué sueles hacer durante el día? ¿y durante la semana? Te propongo que revises las actividades que realizas en tu rutina diaria. ¿Le dedicas tiempo a tus amigos y familia? ¿Realizas alguna afición que te hace disfrutar, como leer, practicar deporte, relajación, o salir a pasear?
Hoy os traigo un cuento de Anthony de Mello (1993). En él nos recuerda que es bueno pararse y hacer un paréntesis durante el día para darnos un respiro y disfrutar de las cosas realmente importantes, aquéllas que nos ayudan a desconectar de las obligaciones y el estrés, y a conectar con nuestros deseos y bienestar. El día tiene 24 horas, tómate un tiempo para ver las estrellas.  


En un viaje que realicé el año pasado, durante un breve alto en el camino, entré a almorzar a un famoso restaurante en cuya carta se recogían platos muy apetitosos y tentadores.

Pedí que me sirvieran una sopa.

- ¿Viene usted en autobús?-, me preguntó la camarera
Yo asentí con la cabeza.
-Pues no hay sopa.
- ¿Y pollo asado con ensalada?-, pregunté un poco desconcertada.
- Si viene usted en el autobús, tampoco hay pollo asado con ensalada. Puede usted tomar un bocadillo. Me he pasado la mañana preparando esos deliciosos platos, y usted sólo tiene diez minutos para comerlos. No voy a permitir que coma usted una comida que no va a tener tiempo de saborear.

Anthony de Mello

martes, 12 de junio de 2012

Cómo sobrevivir en Tiempos de Crisis

Hola paraísos! Esta semana en Hitsbook, os enseño algunos consejos para construir una "Actitud Anticrisis". 



Si te ha gustado este post, no te olvides de puntuar en "me gusta", comentar y compartirlo con tus contactos. Me estarás apoyando! ¡¡Gracias!! ;))